domingo, 4 de mayo de 2014

MIS SISTEMAS OPERATIVOS WINDOWS / UBUNTU

Actualmente tengo dos ordenadores uno traía Windows XP y le puse Windowa Xp preofesional para que no se quedara cogido tan a menudo y mejorar según muchos el rendimiento etc, etc. Y el otro más reciente y más nuevo vino con el Windows 7, sistema operativo bastante bueno y que me gusta bastante pero que después de tantos años con los mismos iconos, los mismos colores, temas y apariencia cansa un poco y te apetece algo nuevo además de cambiar de sitema. Siempre quise tener un ordenador con Linux y me decidí por el Ubuntu 12.10 de la familia de Linux. Con un programa llamado Wubi se puede tener los dos sitemas conviviendo en el mismo ordenador y eliges al iniciar cual quieres usar. En el más nuevo el que tiene el "seven" no tuve problemas y enseguida salió el lanzador del escritorio típico de Ubuntu con ese color burdeos de fondo y la verdad que me ha gustado y por ahora todo va bastante bien, debía haberle dado más capacidad de memoria al instalarlo pero si algún día le falta ya lo reinstalaré o le daré más gigas de memoria, hay que tener en cuenta que este este programa conviva con windows no hace falta partir el disco duro ni nada, se instala solo, se descarga por torrent y cambia de formato solo y se instala sin que tengas que hacer nada. En el más antiguo es donde me las he visto y deseado, desinstalándolo varias veces pensando que había algo que no funcionaba bien, lo bueno de este sistema libre de Ubuntu es que hay un muy buen soporte en forma de foro para cualquier problema que tengas con el software Ubuntu o cualquier otro de Linux. Son sistemas hechos por gente, ingenieros técnicos en informática y no son de un Bill Gates como Windows, así que se van mejorando día a día y no hay límites ya que teniendo como base "internet" crece y crece y va mejorando con el aporte de los usuarios. Bien, decía que en el segundo ordenador donde tengo el Windows Xp instalé mediante Wubi Ubuntu 12.10 quizás debía haber optado por el Xubuntu o el Yubuntu que parece ser que gastan menos recursos y son más indicados para ordenadores antiguos con menos ram y potencia en el procesador y menos memoria rom o en el disco duro. Lo intenté alguna vez instalar Xubuntu y me dió error y como ya estaba calentito volví a instalar el Ubuntu normal. Para mi sorpresa cuando por fin se instala correctamente no hay nada en el escritorio y me consta que si debía haber ya que son sistemas de escritorio o sea visuales que según apuntas con el ratón abres ficheros y menús con opciones... Pues nada, sacando información en uno y aplicándolo en otro consigo saber que hay más entornos de escritorios posibles para el ubuntu y no el fondo vació color burdeos que ya empezaba a tocarme la moral.
Por fin instalo una alternativa el gnome shell y ya tengo por fin un lanzador de aplicaciones para ir a las carpetas, archivos, aplicaciones y configuraciones elegidas que hacen tan fácil el manejarse en un entorno de escritorio como Dios manda, TAL VEZ ESTO NO LO LEA NADIE pero aunque solo sea para mi conciencia, neesitaba decirle al mundo que no hay sistema que pueda conmigo, no era normal, que pienso poner otros entornos y así tener donde elegir a la hora de abrir el ubuntu que si por algo me está gustando es por lo confirurable que es, ya tenía sospechas pero hasta ahora no me había propuesto conocer sus secretos y hacerlo mío. Hasta pronto a quien lea esto, saludos.

miércoles, 23 de abril de 2014

CUANDO ERAS JOVEN

Cuando eras joven todo te parecía posible, casi todo era nuevo, interesante e intenso, la música tenía un sonido especial y la oías a toda pastilla, ahora con los años solo soportas algo de jazz y bajito. Cuando eras joven podías hacer cientos de kilómetros del tirón sin dolerte ningún músculo ni darte ningún tirón, hoy, ahora a nuestros años nos cuesta ya bajarnos ya subirnos a la dichosa moto que parece ser más alta cada año que pasa, vas estirando las piernas y la gente igual piensa que bajo el casco todavía eres ese joven que sacaba la pierna en las cuevas y hacía caballitos cada dos por tres y cómo les explicas que solo son tirones que te dan por la edad que los tendones no son lo que eran y la elasticidad se pierde como el color del cabello y te vuelves como el lomo plateado de los gorilas en la niebla, color de canas, color de madurez, de ese gris plomizo, pero hablando en plata, no es el de la sensatez ni mucho menos. Cuando eras joven no buscabas a los amigos te los encontrabas por la calle, hoy si te los encuentras todos tienen muchas cosas que hacer menos salir a pasear en moto como antaño, cuando eras joven la sonrisa vivía instalada en tu rostro, ahora son arrugas dibujadas, marcas de pesares y de penas vividas con y por la cara, cuando eras joven todo brillaba, el sol era soportable, tolerable, ahora que ya no somos tan jóvenes nos complace más la sombra en el verano y buscamos ese calor de invierno en esos tímidos rayos de sol y bastan dos gotas de lluvia para apartarte de la carretera, cuando eras joven ni las cataratas del Niagara te apartaban de tu sendero, es más, no había senderos el camino lo hacías al rodar, no importaba si alguien te esperaba en el punto de destino, conocías a gente por el camino, ahora, en estos tiempos, prefieres pasar de incógnito sin que te vean, por si acaso es algún fantasma del pasado, o aquel al que debías aquellos mil duros que te dejó y que nunca se los devolviste. Cuando eras joven las únicas pastillas que tomabas eran alguna anfetamina para estudiar, lo malo era que te ponías como una moto de carreras y el examen ya había terminado cuando tu todavía ibas por la primera pregunta y habías escrito veinte folios sobre la misma idea, luego te tomabas un par de valiums para bajar aquel subidón, terminabas con un dolor de cabeza y tenías que tomar un optalidón, consecuencia de todo esto que las pastillas no molaban, ahora que siguen sin molar las tomas por prescripción facultativa, una para la artrosis, otra para la próstata, otra para dolores varios, otra para dormir cuando son las cuatro de la madrugada y no hay forma de cerrar los párpados, amén de si tienes hepatitis o cualquier enfermedad contagiosa presa de tu infame carrera por vivir la vida tan deprisa cuando eras joven que ni tu propia sombra te podía seguir. Cuando eras joven dormías en el hotel de las mil estrellas de tu tienda de campaña sin importarte el frío, la compañía, el desayuno o el póntelo, pónselo, vivías al día a tope, ahora que darías cualquier cosa por volver a dormir en aquel hotel de las mil estrellas pero ya el suelo te parece demasiado duro, el desayuno es imprescindible, la ducha obligada y de la compañía mejor ni hablamos porque como cuando eras joven todo te daba igual y no pensabas que un día como hoy serías mayor, maduro, no tendrías un duro y añoras lo que hacías cuando eras joven pero ya es tarde, porque cada edad tiene lo suyo, pero a mí aunque me cueste subirme y bajarme de mi moto,esa que cada día es más alta cada día no renuncio al paseito diario, al viajito de las vacaciones no pagadas, ni a las rutas a ninguna parte como cuando era joven.

martes, 15 de abril de 2014

LAS MOTOS IDEALES PARA VIAJAR POR EL MUNDO

La moto para dar la vuelta al mundo no es una elección que deba hacerse con alegría. La moto ideal es aquélla con la que puedas afrontar con seguridad y comodidad la ruta al completo. Buscarás en tu moto para viajar unas cualidades que te permitan llegar a lugares tan lejanos como inaccesibles. Sin duda la categoría para hacer la elección más adecuada es la de las maxitrail, ya que en la actualidad sus integrantes son las motos viajeras de aventura por excelencia. Éstas son virtuosas en aspectos fundamentales, como el comportamiento del chasis, gracias a las suspensiones de largo recorrido y a los neumáticos mixtos con llantas de mayor diámetro. Con esta combinación puedes recorrer las nefastas pistas de la estepa de Europa Oriental, los desiertos de Oriente Medio o las selvas del Ecuador. De modo que se defienden mucho mejor en este terreno adverso que las Gran Turismo, a priori más cómodas, si bien la ergonomía está bien estudiada en las trail. La potencia, la buena respuesta en bajos y la robustez de los motores que utilizan, las colocan en un lugar privilegiado para afrontar largos viajes. Otro aspecto fundamental que está bien cuidado en las grandes trail es la capacidad de carga, ya que hay mucho espacio para colocar maletas laterales, baúl trasero y bolsa sobredepósito. Es cierto que estos extras los admiten casi todo tipo de modelos, pero estas motos de gran tamaño y robusto subchasis con parrilla portabultos son al final más capaces. Aun así la elección es personal y las motos son un asunto relacionado directamente con la pasión, no con la lógica, como demostraron Santiago Guillén y Antonio Veciana, en su vuelta al mundo a lomos de una Vespa en 1962, o Sjaak Lucassen, que lo hizo sobre una Yamaha YZF-R1... Para realizar una vuelta al mundo en moto hay tantas rutas como viajeros pero por lo general se superaran los 40.000 km. Esto supone que en una moto con transmisión final por cadena habrá que utilizar por lo menos dos cadenas, aunque no hará falta cargar con ello ya que se puede buscar dónde comprarlo a mitad de camino, incluso puede que sea allí más barato. Lo que sí que hay que llevar para las travesías en soledad son recambios de pequeño tamaño y gran utilidad como bujías, cables de acelerador y embrague (si no son ni hidráulicos, ni electrónicos), un par de manetas, una palanca de cambio, eslabones para la cadena, fusibles, parches y las herramientas básicas (alambre, bridas y cinta americana). También es imprescindible llevar cámaras aunque los neumáticos no las necesiten, ya que aumentan tus posibilidades de llegar con aire... 
Dentro de esta categoría la BMW R 1200 GS es la viajera por excelencia y es que lleva más de 30 años como especialista en estos menesteres. La KTM 990 Adventure es otra especialista en la materia que se ha criado en los grandes rallies, de modo que es muy capaz en los terrenos off road, aunque aquí lo importante es llegar... También interesantes son la Yamaha Super Ténéré y las nuevas Honda Crosstourer y Triumph Tiger Explorer. Otras opciones son la Ducati Multistrada 1200, la Honda Varadero XL 1000 V y la Moto Guzzi Stelvio. Para los de talla más pequeña, que no quieran sentirse como capitanes de barco sobre las maixtrail, están las trail medias. De ellas destacan la BMW F 800 GS, la BMW G 650 GS Sertão, la Honda Transalp, la KTM 690 Enduro, Suzuki V-Strom, la Triumph Tiger 800 y la Yamaha Ténéré. Su mantenimiento es bajo y tendrás que pelearte mucho menos con ellas cuando la cosa se ponga fea. Con una GT puedes recorrer miles de kilómetros como si estuvieses en el sofá de tu casa pero cuando se acabe el asfalto te va a tocar luchar para moverla. Aunque tampoco hay excusa, ya que hace más de 20 años que Emilio Scotto realizó esta hazaña sobre una Honda Gold Wing. Ésta, junto a la BMW K 1600 GT, pueden ser unos buenos «barcos que capitanear». Por qué no viajar con una Yamaha YZF-R1, el holandés Lucassen le ha hecho más de 200.000 kilómetros a la suya alrededor del globo, así que aunque parezca mentira se puede hacer en una deportiva, y Nick Sanders tiene hasta un vídeo. Su mayor virtud es que te hace diferente a los demás viajeros y que nunca te falta potencia... Puestos a sufrir te vale cualquier modelo de la categoría, aunque la nueva BMW S1000RR tiene puños calefactables, algo es algo... Si quieres ser un viajero «fashion» te puedes ir en una Vespa 125 y no serás el primero. Como hemos comentado Santiago Guillén y Antonio Veciana dieron la vuelta al mundo en una Vespa, llamada Dulcinea, en 1979. El valenciano Nacho Medina también se fue hasta Sudáfrica, a lomos de una Vespa PX, durante el Mundial de Fútbol. Aunque no sea un diseño muy moderno, a su favor hay que decir que tiene algo de espacio para carga en la plataforma plana y que su sencilla mecánica se puede reparar en cualquier punto del planeta... Desde siempre la gente se ha ido al fin del mundo con su moto, así que les puedes emular y llevarte el cacharro de tu padre o incluso el de tu abuelo. Hace unos meses las Montesa Impala reverdecieron viejos laureles y conmemoraron la Operación Impala siguiendo la ruta del pasado Dakar en manos de Carlos Humet, Ignacio Guardia y Edu Cots. Lo bueno es que son muy sencillas, y si la conoces la puedes reparar casi en cualquier lugar del mundo con un par de llaves y las piezas que encuentres por ahí.

domingo, 13 de abril de 2014

COMO ESCOGER MOTO

Saber cómo escoger una moto y cuál es la moto indicada por lo general no es una tarea nada fácil, optar por una moto errónea puede ser una pérdida de dinero y además una experiencia poco agradable que nos ahuyente de este mundo, mientras que la moto apropiada e ideal significará exactamente lo contrario y la que sí disfrutaremos cada día. Al buscar una moto hay que tener cuidado con los "amores a primera vista", es fácil enamorarse rápidamente de una moto que posiblemente no sea ni lo que necesitemos ni lo que nos convenga, así que es mejor tener en cuenta los siguientes factores para saber cómo escoger una moto y así hacerlo correctamente. ¿Cuál será el uso de tu futura moto? Este es quizá el factor más importante y que antes determinará qué tipo de moto te deberías comprar, dependiendo de tus necesidades así debería ser tu futura moto. Lo primero en lo que has de pensar es en el uso que le vas a dar, si va a ser tu vehículo a diario, para ir a trabajar o a estudiar, o si sólo un elemento de ocio para ocasiones puntuales o fines de semana. Piensa además si irás solo o con pasajero para tener en cuenta su confort. Si tu entorno es el centro de la ciudad, ese y sólo ese, un scooter siempre es la opción más económica, cómoda y práctica. Son fáciles de manejar, automáticos, de mantenimiento limitado y ofrecen buena capacidad de carga. Auténticas herramientas para el día a día. Si cada día combinas ciudad y carretera una moto ligera de cilindrada media, cómoda como podría ser una de tipo naked o custom, se ajustaría a tus necesidades. Con ella el abanico de posibilidades aumenta y también cubriría los fines de semana de ocio. Si el uso de tu moto se va a limitar a tus días libres o vacaciones y viajes puedes pensar en motos mayores y más pesadas. Las opciones crecen y puedes plantearte una naked, una custom, una turismo, una sport o incluso una trail si además quieres darle algo de uso off-road. Todo dependerá de tu experiencia, de tu tipo de conducción y hasta dónde quieres llegar con ella. La moto que más te convenga dependerá mucho también de tu nivel de experiencia. Factores como el tamaño del motor, las prestaciones, el peso o el tipo de moto serán unos u otros según el tiempo que lleves en moto. Si van a ser tus primeros pasos como principiante en moto busca una moto ligera y no muy alta, tu confianza aumentará si puedes poner sin problema los dos pies en el suelo, con un motor no mayor de 600cc y una potencia de no más de 70CV. Mucho mejor aún si empiezas con una de 250cc. Estas 10 motos para principiantes pueden ser un buen comienzo. Coger confianza y aprender poco a poco es fundamental, así el día que des el salto a una moto mayor la apreciarás y disfrutarás mucho más. Si ya llevas unos años en moto y cuentas con una amplia experiencia tienes un mercado muy amplio donde elegir, pero aún así no sobreestimes pronto tu habilidad, hay auténticos cohetes con dos ruedas que requieren su tiempo.
La moto, como la ropa, se tiene que ajustar a nuestro cuerpo. La mayoría son de tamaño estándar y pensadas para ser válidas para todos, pero hay excepciones que hay que tener en cuenta si además somos especialmente altos o especialmente bajos. Para los más grandes y altos una moto pequeña puede resultar incómoda. Ir encogido no nos permitirá relajarnos y nos restará seguridad. Algunas naked pequeñas o la mayoría de las deportivas no serían las mejores para ellos. Para los más pequeños o bajitos una moto grande tampoco es recomendable. Una moto voluminosa y alta, con un asiento demasiado alto, puede impedir llegar al suelo con los pies y eso, además de restar confianza, puede ser peligroso. Algunas turismo grandes y las maxi-trail no son la mejor opción. Si va a ser tu primera moto es importante que no te venga grande, hay motos de todos los tamaños, siempre habrá una a tu medida donde te encuentres a gusto. Comprar nuevo o usado siempre es una decisión muy personal pero es interesante tener en cuenta lo siguiente. Una vez que tenemos claro qué estilo de moto es el que más nos conviene llega el momento de plantearnos algo importante ¿de qué presupuesto disponemos? Ten en cuenta que comprar una moto no implica sólo la moto, si es tu primera moto en ese presupuesto deberás incluir el equipamiento que necesitarás para disfrutarla y el básico (un casco, unos guantes, unas botas y una chaqueta) ya supone un buen desembolso. Al adquirir una moto nueva te aseguras unas ventajas: garantía, facilidades de pago y estado impecable de la moto, y aunque todo eso tiene un precio también supone una tranquilidad. Al adquirir una moto usada el precio siempre es mucho menor y si su estado es bueno muchas veces merece la pena ante una moto nueva. Una moto usada suele ser una buena opción para empezar, los principiantes darán sus primeros pasos con menos preocupaciones y comprobar si empezar en este mundo fue una decisión acertada siempre será mucho más barato. Es importante saber cómo comprar una moto usada. Escoger una moto que se adapte a tu perfil es lo primero a tener en cuenta, pero tan importante como eso es que la elegida sea una moto que te guste, una de la que te sientas orgulloso. El mundo de las dos ruedas es especialmente pasional, la moto perfecta es la que cumple con tus necesidades y, además, la que te hace feliz con sólo verla cada día.

sábado, 12 de abril de 2014

AMIGOS Y KILÓMETROS

Partiendo de la base que cada uno entiende la amistad y el entretenimiento de manera personal y que lo que a uno le divierte a otro no, empezamos nuestro post. En mis viajes he ido con personas con los que jamás volveré a ir y he estado con otros que me ha encantado su compañía, así es la vida. Debemos tomarla tal y como es, de ahí parte la llamada "selectividad" y es que viajar en moto es algo personal, yo, personalmente no necesito ir a una concentración porque entre tanto desconocido me sentiría "muy solo" y tampoco soy amigo de tanto ruido, barullo y semejante aglomeración de personal, yo soy de rutas tranquilas con amigos de confianza y gustos sencillos y tranquilos como gozar del paisaje y el viaje. El amigo te entiende sin soltarle un discurso, no tienes que repetirle lo amigos que somos, la amistad fluye no se administra ni se coacciona, se va haciendo fuerte con el tiempo, el roce y las alegrías que es lo que realmente une a las personas, también la desdicha y los problemas pueden unirte pero tampoco quieres un amigo para aburrirle con tus "problemillas" todo el tiempo, hay que ser conscientes de lo que damos y de lo que recibimos sin que deba haber una medida exacta para ello. Das lo que puedes y lo que tienes, si te exigen más no es amistad es interés.
Con unos más que con otros, todos tenemos nuestros cómplices preferidos, en mi juventud una de esas personas era Taieb a quien todos llamaban "Baba" (papá en árabe) me apena no tener una foto a mano suya, en los años 70 no nos preocupabamos de llevar una cámara fotográfica o de vídeo, años después saldrían camaras de fotos y video para todos los publicos pero insisto preferíamos ir casi de incógnito, realmente eramos muy discretos. A pesar de nuestra buena amistad teníamos nuestros pequeños enfados y no nos  hablábamos en toda la mañana, me direis que en moto es algo normal no hablarse, os aseguro que Taieb necesitaba parar cada 2 horas para fumar y estirar las piernas.  Hace años le hice una visita, ahora tendrá unos 80 años y estoy seguro que si se lo  pido es capaz de volver a montar en moto y hacer unos kilómetros. Saber sacar lo mejor de una experiencia, que un pinchazo, una caída o cualquier percance no signifique el fin del viaje es la actitud que debe tenerse en viajes moteros. Ser uno con la moto y el compañero, parar y sorprender en cada momento era algo inato en Baba, te agasajaba con un super-desayuno, una charla o un cigarrito en un mirador digno de pararse y comtemplar la belleza del mundo como solía decir ¡Que mandar! significa que vista más bonita, más bella, más espectacular, creo que en realidad ese era el objetivo de nuestros viajes ver y conocer nuevos rincones, estar con nuevas gentes en su mayoría humildes pero que te entregaban su casa y su corazón nada más conocerte, si por algo se distingue el marroquí es por su hospitalidad, la forma tan franca y sencilla de honrar a su huesped. De esta forma conseguí hacer grandes viajes a los cuatro puntos cardinales de Marruecos de más o menos duración pero siempre con el corazón alegre y con la sensación de estar haciendo algo bueno, grande que perduraría en el recuerdo de los dos, a veces hemos sido cuatro o seis amigos, pero en contadas ocasiones se mantuvo el buen rollo hasta el final, cuando empezaron a escasear los dineros, las provisiones y menguaban las ganas precisamente por la falta de compenetración entre todos los componentes del grupo era cuando salían a relucir lo peor de todos, y tú o te tienes que posicionar o lo pasas muy mal el resto de la ruta. Por eso tengo claro la clase de compañía que deseo en mis viajes, nunca el dicho "mejor solo que mal acompañado" tuvo más significado para mí que en estos casos, a esto debo decir que en compañía todo es mejor te diviertes más y sobre todo algo fundamental "compartes" algo que solo nunca lo harás hasta que venzas a tu peor enemigo "tú mismo".

sábado, 4 de enero de 2014

Introducción

Tras varios blogs editados ninguno me sirve para el propósito de contar mis nuevos viajes. Hete aquí que opto por crear otro blog "nuevo" para tal efecto. Debo decir para empezar que está siendo taco complicao todo lo relacionado con estos "viajes" empezando por el presupuesto de los mismos ya que llevo en paro más de dos años y medio mis recursos son muy precarios por no decir casi nulos, aún así me he empeñado en este sueño y pienso realizarlos por mucho que cueste en dinero y/o esfuerzos de cualquier clase o índole. Para haceros una idea de la empresa; quiero hacer estos viajes en una moto trail de más de veinte años, una suzuki DR 600 djebel pero que funciona como un reloj suizo y muy cuidada, con una mínima preparación protecciones y accesorios como toma de corriente para el GPS, el móvil o lo que pueda enchufar a una toma doble de 12V. y 5V. algunos herrajes "artesanales" para proteger el motor y acondicionar unas alforjas, o maletas que aún no tengo, por ahora tengo un top-case de 42L. que todavía no sé si lo voy a dejar o si en su lugar pongo las cosas de acampar. Hace años cuando aún estaba casado, más bien recién casado o de novios como se decía antes, solía viajar y llevaba entre los bártulos una tienda de campaña canadiense como para 3 ó 4 personas, el camping-gas algunos platos,una sartén, una cacerola, una tetera que todavía conservo aunque últimamente he comprado otra más acorde con estos tiempos y el tipo de viaje que quiero hacer. ¿...Y porqué este hombre con cincuenta y cinco años decide a estas alturas de su vida coger una moto vieja y meterse en viajes de estos? Pues la primera y razón fundamental es porque me apetece y no solo porque tengo una enfermedad terminal que si lo dejara para más adelante tal vez ya no lo pueda hacer nunca. Siempre he querido hacer este tipo de viajes épicos solo en una moto y lo que puedes llevar para hacer acampada libre, senderismo según en que sitios y países, claro. Haré algún viaje cortito por aquí en España para probar el material y la moto con el objetivo de hacer un viaje, lo más largo posible a Marruecos país donde nací, conozco bien hablo el árabe con total fluidez, viajes que he realizado ya en varias ocasiones aunque ya hace algún tiempo, algo así como veinte años, por eso debo hacer estos últimos viajes sin ninguna duda y/o excusa.
La foto es de la moto con que viajaré, toda una clásica y cuyo nombre es Jibylia en árabe algo así como campera, montañera). Las motos como las embarcaciones siempre tienen nombre de mujer.